Sí, la ropa interior tiene dos vueltas si la tienes que lavar a mano. «Es el consejo más útil para los niños que vayan a ir a un campamento: no hay que manchar la ropa para no tener que lavarla», comenta entre risas María Frisa, autora de «75 consejos para sobrevivir en el campamento» (Alfaguara). Ella nunca fue a ninguno, pero la experiencia de su hija la inspiró para retratar a Sara, la protagonista de este divertido libro tan real como la vida misma. Que nadie se espere un manual de autoayuda. Éstas son diez de las enseñanzas que en él se recogen, seleccionadas por la propia escritora:

Consejos del libro de cómo sobrevivir en el campamento de verano

1. Hay que formar parte de un equipo. «Hazte de una banda, hazte mosquetero…, lo que sea, pero no te quedes solo». Sara es una niña normal con una enemiga muy popular. En el grupo que le toca en el campamento de inglés al que le mandan sus padres ninguno de sus integrantes destaca por sí mismo, así que deciden convertirse en un gran equipo vencedor, una acertada decisión.

2. Todos valemos para algo. Tanto Sara como sus compañeros de equipo acabarán descubriendo que toda persona tiene un talento especial para algo que el grupo debe potenciar. Son los dos consejos más importantes que recoge el manual, aunque otros también resulten útiles…

3. Quédate con algo del dinero que te han dado tus padres. Te será útil para comprar en el mercado negro de comida que existe en todo campamento.

4. Ten en cuenta que la primera impresión es la que queda así que elige bien la ropa que llevarás el primer día. Si los demás te ven como un «friki», será difícil borrar esa percepción durante el resto del campamento.

5. Usa la imaginación. «No te vas a morir por no hacer siempre lo que hacen todos», apunta Frisa.

6. No pierdas el tiempo durmiendo.

7. Métete en el saco de dormir vestido. Si te sacan por la noche a correr te verán todos.

8. Aprende cuanto antes el idioma que se habla en el campamento. Lo que entiendes por «comida» en tu casa no es lo mismo que allí. «Elegir» es en realidad «hacer por narices lo que a los monitores les dé la gana», recoge el minidiccionario de supervivencia del libro.

9. Gástate lo menos que puedas en los regalos para tu familia, quedando bien. Así podrás invertir parte del dinero en materiales de primeros auxilios, como unas tiritas con las que curar las ampollas que te habrán salido en la primera excursión. Ah, y «ni se te ocurra respirar a pleno pulmón en ella, que tus pulmones de ciudad no están preparados», añade con ironía esta escritora que aterrizó en la literatura infantil y juvenil con «75 consejos para sobrevivir en el colegio» tras diversas novelas para adultos. ¿A qué se debe el salto? «A tener hijos», responde sin dudar.